Rocket Knight Adventures, la envidia de los Nintenderos

Permitidme llevaros a una época diferente, una en el que los videojuegos eran muy distintos a hoy en día. Metal Gear solo tenía una pequeña saga en NES y MSX y la compañía vivía de clásicos arcade entre otras franquicias que ya tenía asentadas en el mercado, y como toda compañía pues, que se prefier,a en el momento pensaron que ya iba siendo hora de tener una mascota al igual que Nintendo con Mario, Sega con Sonic, o Capcom con Megaman.

Resultado de imagen de Rocket Knight Adventures

De esta forma nació Rocket Knight Adventures en el año 1993, que es uno de los más recordados en la enorme batalla comercial que tuvo lugar entre las dos consolas de 16 bits del momento: Super Nintendo y Megadrive. A diferencia de hoy en día, las exclusividades abundaban por parte de las firmantes y uno de los títulos más envidiados por los usuarios de Nintendo en aquel año fue sin duda este Rocket Knight Adventures, más tarde la saga se expandiría llegando una segunda parte a Megadrive y también un juego a Super Nintendo con una especie de spin off del juego que hoy analizamos, que si bien era también un gran juego, era completamente diferente a este juego de Megadrive.

Pero dejando a un lado la expansión de la saga que incluso luego tuvo más entregas para consolas más modernas, centrémonos en esta primera y original entregas que creo que muchos compartiréis conmigo en que no ha sido superada por ninguno de los juegos que llegaron después.

Este Rocket Knight Adventures fue diseñado por el mismo diseñador de varias entregas de la serie contra como contra 3: the alien Wars, contra hard Corps. Poca broma con esto, porque mucho de esos juegos y su estilo jugable lo vamos a poder sentir plasmado en este Rocket Knight. Nuestro protagonista es Sparkster, una zarigüella caballero que combate contra un ejército de robots y cerdos, muchos de los cuales van sobre diversos vehículos mecánicos.

La jugabilidad del juego logra ser bastante original, Sparkster anda lentamente y puede lanzar ondas de energía con su espada para así acabar con enemigos lejanos, pudiendo también cargar su cohete mochila para chocar contra ellos con la posibilidad también de cortar esa habilidad, haciendo así un ataque circular que también daña los enemigos, pero, ya os digo, el arma principal de esta zarigüella aunque no lo parezca, es la espada.

 

Su gran arma es su mochila cohete que le permite volar, cohete que llevamos a la espalda y es el principal aporte jugable del título, con un manejo preciso y a la vez sumamente divertido y fresco, dando pie a una increíble variedad de situaciones jugables, bajo una estructurada mezcla de plataformas acción y ciertos momentos de shoot em up, se desarrolla la entrega con una variedad de situaciones perfectamente enlazadas, haciendo uso de la mochila que permite propulsar al protagonista en cualquier dirección, siendo posible rebotar en paredes y muros para llegar a espacios superiores del mapeado y repasar todo tipo de obstáculos.

Los niveles en su mayoría poseen scroll de pantalla tanto vertical como horizontal, continuos jefes y enemigos pueden encontrarse tanto al principio como a mediados y final de ellos, poniendo momentos de lucha con mucha acción y otros de salto clásico, más pausados, lo que dota a esta experiencia jugable de un ritmo y fluidez muy destacable.

En total esta obra cuenta con 7 etapas, de duración media, en las que hacer prácticamente desde la primera de ellas en que lo mismo hemos de trepar árboles como esquivar fuego.