Mirando de tú a tú a Mario Kart con Crash Team Racing

Hoy os traigo el análisis de de uno de los juegos clásicos más famosos de la historia de Playstation, protagonizado por una de las mascotas más famosas de la historia como es el marsupial Crash Bandicoot.

Resultado de imagen de crash team racing

Estamos hablando de uno de los clásicos de Playstation 1 que fue lanzado en el año 1999 aprovechando pues el éxito que había por aquella época en los juegos de carreras puramente arcade, y aprovechando los personajes de cada compañía se puede decir que es una clarísima inspiración al juego Mario Kart de Super Nintendo, aunque más fiel a Mario Kart de Nintendo 64 en lo que a modos de juego y a gráficos se refiere, por lo que los señores de Naughty Dog no dudaron ni un segundo a presentar lo que sería el propio Mario Kart de la PlayStation 1 en un catálogo que era, en mi opinión bastante escaso.

Es el juego perfecto para pasarte las horas muertas con tus colegas, o incluso tú solo ya que este juego contaba con numerosos modos de juego aparte del dlas carreras y campeonatos típicos de este tipo de juego. También había dos modos más como son el modo batalla, o el modo aventura.

Resultado de imagen de crash team racing

En el modo batalla en las carreras se convierten en un campo de batalla contra tus amigos, pues para deshacernos de los rivales que se ponga por delante a base de torpedos bombas y demás ítems que nos encontramos durante prácticamente todo el circuito, y el modo aventura es el modo historia normal con diferentes mundos y mapas transformados en circuitos de carreras y cuyo principal fin es que consigamos distintos trofeos ganando las diferentes carreras para ir progresando en el juego al más puro estilo de los juegos clásicos de Crash Bandicoot.

También, como en los Mario Kart, tendremos a nuestra disposición distintas cilindradas con sus correspondientes modos de dificultad. Carreras de 150 y 250 centímetros cúbicos que nos darán mayor cilindrada, más potencia, lo que implica más velocidad, y si lo que a su vez implica más dificultad con las correspondientes salidas

En total son 20 circuitos, la dificultad va creciendo a medida que avancemos en el juego por lo que necesitaremos ganar los circuitos de cada ronda para poder desbloquear un circuito oculto. Graficamente el juego era prácticamente igual a lo que nos tienen acostumbrados en la época, con unos gráficos prácticamente iguales a los anteriores Bandicoot, con la diferencia de que en esta ocasión se creó un nuevo motor de juego, el cual permitía entre otras cosas que el escenario no vaya apareciendo delante pues como muchos juegos de carreras de la época, esa mítica niebla de los juegos de velocidad no existía y podíamos ver en todo momento que es lo que ocurría delante de nuestro coche.

Si bien es cierto que el juego no permite interacción con los personajes, en mi opinión no es algo para llevarse las manos a la cabeza ya que es un juego de coches, no vamos a parar en mitad de una de una carrera para hablar sobre el significado de la vida con nadie, por lo que esa falta de interacción sería rebuscar mucho.

Resultado de imagen de crash team racing

También hablaremos del sonido, y en esa faceta supera en mi opinión con creces a Mario Kart 64, pero pero hay que ser un poco sensatos y barajar que al contrario que los juegos de Nintendo, en los juegos de PlayStation utilizan un soporte óptico para jugar. Al usar un disco la calidad sonora y la posibilidad de ofrecer música y efectos simultáneamente es algo más sencillo

Por supuesto no falta en ningún momento ese toque de humor, ese toque característico como nos tienen acostumbrados, pues en este tipo de juegos, en resumen y para acabar, crash team racing es y será una referencia en cuanto a los juegos de conducción más orientados al modo Arcade y que no tiene prácticamente nada que envidiar a la archiconocida saga Mario Kart. Es un juego que para la gente que en esa época no tenía una Nintendo 64, es un juego que permite poder mirar de tú a tú a los fans incondicionales del juego de carreras de Mario.